Guardia de seguridad ruso encuentra ojos en pintura de vanguardia culpable de vandalismo

Un guardia de seguridad ruso en el Centro Yeltsin en Ekaterimburgo encontró sus ojos en una pintura abstracta de la artista de vanguardia Anna Leporskaya en diciembre pasado culpable de vandalismo en la corte de magistrados local el lunes. De acuerdo con la Periódico de artedeberá realizar 180 horas de «trabajo obligatorio» y someterse a una «evaluación psiquiátrica».

El cuadro, titulado tres figuras (1932-34), que fue cedida al Centro Yeltsin por la Galería Estatal Tretyakov de Moscú y valorada en 75 millones de rublos (1,2 millones de dólares).

La noticia del vandalismo se conoció cuando los visitantes alertaron al personal de la galería sobre dos ojos crudos dibujados en las figuras sin rostro de la pintura con bolígrafo de punta fina. Una investigación policial identificó al culpable como Aleksandr Vasiliev, de 64 años, un guardia de seguridad empleado por una empresa privada. Era su primer día en el trabajo.

El Centro Yeltsin presentó una denuncia ante la policía, pero el Ministerio del Interior de Ekaterimburgo inicialmente se negó a presentar cargos contra Vasiliev porque el daño se consideró «insignificante». La pintura fue restaurada y desde entonces ha sido devuelta al Estado Tretyakov.

También ha trascendido la historia de vida de Vasiliev: es un veterano condecorado de las guerras de Afganistán y Chechenia, donde sufrió lesiones físicas y fisiológicas. También luchó mentalmente con la muerte de su esposa y el asesinato de su hijo. En una entrevista con un sitio de noticias ruso E1, dijo que creía que la obra del siglo XX de Leporskaya era un «dibujo de niños» y afirmó que los adolescentes se habían atrevido a profanarlo.

«Soy un tonto, ¿qué he hecho?», dijo.

El Estado Tretyakov se negó a solicitar que se retiraran los cargos contra Vasiliev. El 15 de agosto, el abogado de Vasiliev, Aleskei Bushmakov, compartió una carta en su página de Facebook que envió a Zelfira Tregulova, directora general de la Galería Tretyakov.

Escribió que “teniendo en cuenta las circunstancias de la causa penal, el daño causado a la pintura tres figuras” y “el alto nivel de atención pública en torno al incidente”, el museo consideró cerrar el caso “a través de la reconciliación”, pero finalmente decidió que “no considera posible tal apelación al magistrado”.

Deja un comentario