Trae todos los Flaming Lips de vuelta a casa

19 de septiembre de 2020 13:36

Los labios llameantes, Neptuno 6 flores gratis
No entiendes completamente a una persona a menos que visites el lugar donde nació o creció. Por eso cuando leí ese americano, el decimosexto álbum Flaming Lips, que estaría dedicado a las “raíces americanas” del grupo y sus lugares de origen, me humedecí los labios. Porque, como escribió Heather Phares en AllMusic en la reseña que traducimos esta semana en Internazionale, “este es el disco que tenían que hacer los Flaming Lips y que sus fans tenían que escuchar en este punto de la carrera del grupo”. Para volver a contarle a Bob Dylan, los Flaming Lips lo trajeron todo a casa, grabando su mayor disco autobiográfico.

La banda de Oklahoma City se basó en gran medida en los recuerdos de Wayne Coyne y Steven Drozd, quienes crecieron a principios de la década de 1970 con sus hermanos y amigos motociclistas, y quienes pintan una realidad distante y distorsionada, infantil y desesperada. Estados Unidos en blanco y negro pero sombrío, filtrado por las drogas con las que Coyne estaba probando en ese momento. En el cine de quaaludes, una velada de cine sobre el efecto de la quaalude, un potente antidepresivo con efectos alucinógenos: “A medida que nos destrozamos el cerebro hasta creernos muertos, es un sueño América en la americana”. Reversal es una burla al sueño americano, a diferencia del Springsteen de mi ciudad natal, que vio claramente la forma en que se movió la desindustrialización de Nueva Jersey, pero no la Arcade Innocence en Splendid The Suburbs.

En definitiva, los Flaming Lips han adoptado un arquetipo americano y lo han abordado a su manera, con el habitual gusto complejo por la música pop, sumergiendo su canción como siempre en una paleta de colores prestada de Pink Floyd, Robert Wyatt y muchos otros maestros. del rock de los años sesenta y setenta. Según Coyne, de hecho, este sería un tributo a Mudcrutch, la primera banda de Tom Petty. Pero el sonido de las canciones es muy pequeño, como lo hizo Petty.

Una americana también es un regreso a la melodía (el año pasado fue una señal del Rey) de discos pasados ​​como las batallas de robots de Yoshimi’s Pink, pero es oscura y melancólica en sí misma. The Flaming Lips están en su decimosexto álbum y todavía tienen mucho que decir. Una vez más a la banda se le ha ocurrido una serie de ideas sonoras muy interesantes, empezando por ser presentados por la cantante folk Kacey Musgraves, que enriquecen canciones como las ácidas Flowers of Neptune 6. Que los que las comentan sean valientes, de hecho.

Bruce Springsteen, carta para ti
Hablando de Bruce Springsteen, esto es lo que vuelve a ver. The Boss lanzará su nuevo álbum el 23 de octubre, que grabó en vivo con su fiel E-Street Band en solo cinco días. En el disco también se encuentran nuevas versiones de tres canciones inéditas de los setenta: Janey necesita un tirador, Si yo fuera un sacerdote y Una canción para los huérfanos.

El primer sencillo no es una obra maestra, va un poco en piloto automático, pero siempre hay una clase de Springsteen, nunca desaparece. Y la E-Street Band es un verdadero placer tocar juntos de nuevo. Lo único que lamenta es que, sin covid-19, probablemente se anunciaría pronto una gira mundial, y en cambio nada.

Ela menos, megapunk
Hay canciones pop que funcionan más para el ritmo que para la melodía. Y un perfecto ejemplo de ello es el trasplante de Colombia a Nueva York Ela Minus. Sus piezas, como este megapunk, se caracterizan por la percusión electrónica y la batería. Ela viene del punk y del hardcore, y lo siente. En su primer disco, Actos de rebelión, el músico habla de los grandes temas: la política, la revuelta, internet. Todavía no lo he escuchado, pero mirando las primeras citas parece muy prometedor. Eso también sale el 23 de octubre.

Nubya García, Pace
Otro talento cristalino del jazz británico, nacido en 1991, Nubya García nació en Camden Town y es hija de madre guyanesa y padre de Trinidad y Tobago. Su música tiene raíces caribeñas reflejadas en canciones como Pace, que forma parte del primer disco Source.

Gorillaz, tiempo extraño
Gorillaz canta sobre nuestro complejo contemporáneo con la ayuda de Robert Smith de The Cure. Damon Albarn muestra covid-19 y protestas en Bielorrusia, y Smith canta lo mejor que puede. A la vista de las premisas, se esperaba una semi-obra maestra, pero falta algo, lástima.

PS Lista de reproducción actualizada, ¡escucha bien!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!