Sombras y saxofones – Pier Andrea Canei

29 de septiembre de 2020 17:38

1. Laurianne Langevin, Cirilo doble, La bicicleta
“Fernand y Firmin, Francis y Sébastien… ya Paulette les gusta”. ¿Nostalgia adolescente poliamorosa y melodías imperecederas, hojas muertas, sin florituras pero amor otoñal bien hecho? Es pensado por dos artistas franceses, nacidos en 1977, un bailarín y un cantante, un letrado, un hombre de teatro, un pianista: arrojados a un estudio en Mantua para reelaborar sus canciones favoritas para un álbum llamado Paris / Piaf (pero el la canción de la bicicleta es campesina, y la cantaba Yves Montand).

2. Tamar Afek, Muéstrame tu lado bueno
No vale la pena decir Shana Tova, recuerda Rosh haShana, celebrando gritando Yom Teruah, y esta es la que fue bautizada como la «diosa de la guitarra» Tel Aviv, maravillándose un poco del single esto, como una infiltración de uno de esos Serie de televisión israelí que te hace enojar tanto, y la que todavía recomienda: “No arruines mi tapadera”, no arruines mi tapadera. Una mujercita morena rodeada de sombras y saxofones y estas guitarras entrenadas por el cine negro, esperando el amanecer y el disco All bets are off, que llega el 29 de enero.

3. Kublai, Huérfano y creador
Viaje armonioso obstinado, ecos de un bajo gutural mongol como cánticos xöömej, beat electrónico ligero y Marco Polo el trotamundos capaz de pasear a voluntad de su amigo Kublai Khan, emperador prisionero de su palacio (la «cúpula del placer» de ST Coleridge y Frankie rumbo a Hollywood). Fuerte conexión entre amigos míticos, recordados en forma de ficción; una canción enigmática y psicodélica con compositor (Teo Manzo) con productor (Filippo Slaviero); fábula oriental ilustrada con video animado, idea de Riccardo Riccardi, que ya no existe.

Deja un comentario

error: Content is protected !!