Porque nos gustan las canciones tristes

27 de noviembre de 2021 08:51

El 19 de noviembre se lanzó el nuevo álbum de Adele 30. El mes pasado, cientos de millones de personas siguieron su primer sencillo, Easy on me. Esta canción expresa emociones que no son fáciles de poner en palabras. Pero podemos estar de acuerdo en que esta puede ser una canción triste.

No tiene en cuenta que nos gusta este tipo de música. Suele ser un sentimiento que tratamos de evitar la tristeza, este tipo de música debe ser deprimente y desagradable para nuestros oídos. En cambio, nos atrae y nos anima. Pero, ¿por qué nos sentimos tan bien cuando escuchas música triste?

Comencemos con las teorías biológicas. Cuando sufrimos una pérdida directa o empatizamos con el dolor de los demás, nuestro cuerpo libera hormonas como la prolactina y la oxitocina que nos ayudan a lidiar con el vacío y el dolor, porque se sienten tranquilos, reconfortantes y solidarios.

Si sientes el dolor de Adele, o recuerdas nuestro dolor, puede desencadenar estas reacciones químicas dentro de nosotros. Hacer clic en la canción de Adele es como hacer clic en un goteo metafórico de morfina.

Pero en esto el veredicto no es unánime. Según los estudios, no hay evidencia de que la música triste provoque un aumento de los niveles de prolactina. Otra investigación, por otro lado, sugiere que la prolactina y la oxitocina contribuyen a que la música triste genere una sensación de bienestar.

La psicología de la música triste.
Una de las principales razones por las que amamos las canciones tristes es porque nos «emocionan» profundamente. Esta experiencia a veces se llama kama muta, un término sánscrito que significa «amor tocado». Cuando te mueves, puede causar escalofríos, hormigueo, un torrente de emociones (incluyendo sentimientos románticos), calor en el pecho y euforia.

Pero, ¿por qué nos conmovemos? El escritor estadounidense James Baldwin llegó a esta conclusión: «Las cosas que más me molestaron fueron las cosas con las que estuve de acuerdo con la mayoría de las personas que estaban vivas y todos los que estaban allí». Del mismo modo, el ganchillo puede provenir de una sensación repentina de estar más cerca de los demás.

Quizá por eso las personas que más se mueven por la música triste son aquellas que también tienen un alto grado de empatía. De hecho, después de escuchar 30 podríamos buscar videos de reacción en línea, videos que se transmiten en línea que muestran cómo reacciona la gente a las series de televisión, películas, canciones, para ver qué sienten otros oyentes. Esto nos permite compartir una experiencia emocional, y compartir el sentimiento con una comunidad de personas aumenta la emoción y fomenta la pertenencia y la comodidad.

Una sugerencia relacionada de alguna manera con este razonamiento es que la música triste de Adele puede servir como amiga y como representante social. La música triste puede ser un amigo imaginario que nos apoye y se identifique con nosotros después de una pérdida.

La emoción también puede ser estimulada por momentos importantes de nuestra vida. Las canciones de Adele son increíblemente nostálgicas. Así que realmente puede ser la nostalgia, y no la tristeza, el sentimiento que nos sienta bien.

De hecho, solo el 25 por ciento de las personas que escuchan este género musical dicen sentirse tristes. Otros tienen diferentes emociones, que muchas veces están relacionadas con ellos, y la mayoría de las veces son nostalgia: un sentimiento que contribuye al crecimiento de nuestro sentido de conexión social, para aliviar el sentimiento de falta de sentido y reducir la ansiedad.

Está claro a partir de una teoría psicológica completamente diferente que las canciones como las de Adele son campos de entrenamiento emocional y espacios seguros y controlados en los que podemos explorar la simulación del duelo. En resumen, el equivalente emocional del entrenamiento de Neo con Morpheus en la película The Matrix.

La tristeza simulada nos permite experimentar y aprender. Podemos mejorar nuestra empatía, aprender a ver mejor las cosas desde la perspectiva de los demás y tratar de responder a la tristeza, para que podamos estar un poco más preparados cuando tengamos un momento difícil en nuestras vidas. Estas experiencias de entrenamiento pueden haber resultado más agradables y fáciles de usar.

También es posible que no les gusten las canciones de Adele porque son tristes o nostálgicas, sino simplemente porque son hermosas. Entonces la belleza puede ser al mismo tiempo triste. Hay personas que argumentan que podemos ser tocados, conmovidos e inspirados por actos de bondad o por ver algo hermoso.

Y luego podemos incluir la dimensión cultural: Adele habla en sus canciones sobre experiencias difíciles y nos ayuda a sobrellevarlas. Eso es exactamente lo que hace el arte trágico: toma el dolor, el sufrimiento y la tristeza del mundo y les da significado. Como dijo el filósofo alemán Friedrich Nietzsche: «Quien tiene una razón puede sobrevivir casi de cualquier manera».

En resumen, las canciones de Adele pueden tener un significado diferente para todos nosotros. Escuchamos música triste cuando queremos meditar, sentirnos parte de una comunidad o relajarnos. La escuchamos para experimentar la belleza, para encontrar consuelo o para abandonarnos en los recuerdos.

Pero lo que las canciones de Adele les dicen a todos es: no estás solo en tu dolor. Nos permiten sentir Su dolor, compartir nuestro sufrimiento y conectarnos con otros del pasado y del presente. Y la belleza está incrustada en compartir nuestra humanidad.

(Traducción de David Musso)

Deja un comentario

error: Content is protected !!