Para Giovanni Truppi, la música es un asunto privado

16 de febrero de 2022 15:12

Cuando le pregunto por qué eligió participar en el festival de San Remo en 2022, Giovanni Truppi me dice que hizo más que nada por sí mismo, «dímelo lo más claramente posible». Para el cantautor napolitano, la música es un asunto personal. Se puede ver en su enfoque de la profesión, en su forma de estar en el escenario, en la forma en que dice sus canciones en pocas palabras, muchas veces escondiendo la experiencia detrás de eso. . Si es cierto que comunicar no es comunicar también, en el mundo de Truppi todo es tan espontáneo e ingenuo que esta suposición es más débil. La mirada (esa camiseta sin mangas, junto con la mirada del oficinista, traducida por muchos comentaristas de Twitter) habla de la atención puesta solo en el arte. Para él solo hay canciones.

Canciones como Tu padre, mi madre, Lucía, con quien se fue al Ariston. Canciones que van en contra de la tendencia, no esperas escucharlas allí. Canciones que hablan de un extraterrestre real como varios nombres históricos de una escena italiana alternativa que pasó por el festival: Afterhours, Marlene Kuntz, Bluvertigo. La pieza principal tiene una progresión armónica compleja, de hecho, un cantato que no es fácil de replicar, un estribillo que no es inmediato, un arreglo retro pero no vintage. Y sobre todo un texto que no dice: habla del amor adulto, el que se consume pero se interpone entre el hombre y la mujer; eso, canta Truppi, en su «por ciento de amor, todo lo demás es cepillarse los dientes». Dejar ‘ otro pequeño en Italia.

Mientras tanto, la forma. A pesar de estar coescrita con Niccolò Contessa (I Cani) y Pacifico, la canción tiene un pop poco certero y barroco, aturdido en el contenido pero acogedor en la forma, con Truppi acercándose a su último disco Poesia e civilization (2019) tras discos sucios y anárquicos, cerca del jazz (El mundo es como lo metes en tu cabeza desde 2013 y Giovanni Truppi desde 2015). Por lo tanto, no fue una conclusión de renuncia; en Sanremo hay tres obras de teatro disponibles para el público, hay que llamar la atención y lo mejor es proponer una pieza que sea fácil de digerir. «Pero no quise decir eso», explica. “Entiendo que he escrito cosas más inmediatas que esta, pero quería ir con una canción que realmente demuestre quién soy, es decir, un artista que siempre ha compuesto canciones complejas. Era una cuestión de coherencia. El miedo, parado en el escenario, no fue entendido; lo cual fue un malentendido, pasar por el músico que no soy. Y una pieza fácil facilitó esto. Así que, en cambio, describí mi vida. Creo que funcionó: hay alguien a quien no le gusta, así como muchos otros que no expresan nada”. Lo más importante, dice, es cruzar el viaje de la fuerza de Sanremo ileso, sin cesar, ya que para él era lo único que importaba, independientemente de la comunidad.

Exacto, el público. Hablando conmigo por teléfono, va camino de presentarse en tiendas de todo el mundo, el disco lanzado durante el festival que recoge sus clásicos y mi padre, mi madre, Lucía, como si fuera una tarjeta de presentación. para quien lo descubre. Estos encuentros con los fanáticos no serán conciertos reales, pero siguen siendo una forma de medir cuánto ha cambiado su vida, la comunidad y la opinión del público sobre él, después del Ariston. «Me estoy descomprimiendo», dice. “Durante la semana del festival hay ritmos que no he experimentado. He conocido a mucha gente nueva, por primera vez también llegan a sentirse padres con hijos. Pero veo un público que es similar a lo que era antes”. Síntoma de que Truppi no cambió.

Tu padre, su madre, Lucía dio en el clavo. “No lo considero una canción política, al igual que todos los demás”, dice. “Para mí es una canción de amor. Pero claramente, en 2022, el amor de adultos es un tema poco común, porque vivimos en una realidad en la que siempre queremos ser jóvenes, ágiles, en el lugar. Una realidad de interés para la juventud más que para la madurez. Y el hijo del capitalismo es una actitud: este enfoque nos lleva a comer más”.

Pero si su canción política no es en sentido estricto, no muestra un cierto compromiso cívico, todo lo contrario puede decirse de la canción que interpretó con Vinicio Capossela en la velada de los duetos: En mi hora de libertad de Fabrizio De André , del disco de la historia del empleado (1973); balada anarquista sobre la permanencia en prisión el personaje principal del álbum conceptual, un empleado que, tras contactar con los sesenta y ocho franceses, se convierte en un rebelde individual y luego, en prisión, descubre la importancia de la lucha colectiva, consciente de que «no hay buenos poderes «. Los dos agregaron un apéndice significativo al original: después de cantar la canción del cantautor Genoise «mientras creas que has sido absuelto, estás para siempre involucrado con eso», agregaron «mientras creamos que somos han sido absueltos, estamos involucrados para siempre». «Queríamos separarnos de De André», explica Truppi. “No podría ponerme a su nivel ‘judicial’: soy la masa, también estoy envuelto en cierta indiferencia. Fue un acto honesto”.

Todo el universo es una colección nacida “porque aún no estaba listo un disco inédito y según la intuición de mi sello discográfico, Universal”. Las canciones para entrar, ¿quién las eligió? “Cruzamos los límites entre mis colegas y yo. Esta sucesión es como cuidarme. Me gusta cómo mi enfoque de la música y la postura se ha mantenido igual a lo largo del tiempo: siempre he tratado de encontrar, de disco a disco, un poco más de lo que esperarías que encontrara. . Incluso a costa de aparente torpeza: cometí errores, ingenuidad, pero lo entiendo, no buscaba opciones obvias.” Así que a nivel personal está feliz.

Más allá de eso, sin embargo, lo que noto en sus piezas es la búsqueda constante de la originalidad que a veces lo desborda, tanto en los sonidos como en las letras. Y si desde el primer punto de vista “fue más fácil al principio, porque no tenía muchos instrumentos y las canciones eran esqueléticas, entonces era difícil encontrar similitudes entre otros compañeros y yo”, en cuanto a las letras son preocupado, es sorprendente.

En una época de gran simplificación del it-pop, de la presencia y de la historia de la vida cotidiana, Truppi responde con canciones de amor donde se muestra muy vulnerable y contradictorio (las baladas pop Mia y Conoscersi en una situación difícil), cuenta teorías. sobre cómo funcionan los contactos entre nosotros, personas «controladas por partes de nosotros mismos que no conocemos mucho pero con las que entramos en contacto» (los Piratas colgantes y jazzísticos), imaginan imágenes surrealistas y vanguardistas (tener sexo con Superman en el rockabilly artesanal de Superman, claramente besando a su mejor amigo en los susurros de Friends in Space). O hace crítica social (la cabalgata barroca de la Burguesía), describe la melancolía y el vacío existencial (domingo), improvisa teorías de psicología relacional y de la exclusividad (la punta muy torcida de todo el universo y el mundo como te lo metes en la cabeza) son nada académico, que parece nacer en el sofá de casa, en el bar después de una copa de más, pero que llama la atención por su lucidez y originalidad. Hay cinismo y nihilismo, pero también amor y ternura.

Al escuchar a Truppi, uno tiene la sensación de que tienes una catarsis, que te golpean los nervios expuestos y, finalmente, algunos pensamientos ocultos, que nunca has admitido. Dijo poco: “Solo quiero expresar mis dudas. No escribo para expulsar demonios, incluso si escucho de nuevo, entonces el efecto de eso es. En un estudio lento y reflexivo, donde dejo que las canciones se asienten dentro de mí antes de terminarlas. Apenas puedo escribir inmediatamente”.

La pieza que cierra todo el universo es Disappear, una balada cargada de emotividad, compuesta por “gente hecha de cristales”, todos nosotros solo “pedidos de ayuda” y “dos personas con un abrazo muy apretado que deja que desaparezcan”. Es el único extraído de su álbum debut There is a me inside me (2010) e insertado en el original, con un saxofón como guarnición y un arreglo house completamente construido, en una forma más ingenua que eso. . el Solopiano en vivo es intenso y muy agradecido, todo en el piano. “Cuando escuché el original nuevamente me sentí incómodo, especialmente con la voz. Digamos que todavía tenía que hacer algunas lecciones de canto en ese momento”, dice. «Pensé durante mucho tiempo si debía usarse o no. También consideré registrarlo de nuevo. Pero al final también forma parte de mí y sobre todo en las fallas”.

Y en cambio, con ese texto tan íntimo y conmovedor, ¿qué se puede decir? «Simplemente vino a nuestro conocimiento entonces. Una profunda experiencia que volví a trabajar en la música, como casi siempre. Pero lo que más me interesa es la canción. Prefiero defender la autobiografía que la generó, que compartirla”. Una vez más la música es un asunto privado, para Giovanni Truppi.

Deja un comentario

error: Content is protected !!