Nostalgia de Bruce Springsteen

Bruce Springsteen, Janey necesita un tirador
El nuevo disco de Bruce Springsteen se abre con la imagen de un tren, un gran tren negro. Un tren que te mata, el tema que está en medio de la primera canción, One Minute you are here. No es casual. El ferrocarril, como nos enseña el historiador Alessandro Portelli, es una metáfora muy recurrente de la era moderna en la música pop estadounidense. “Cuando un hombre tiene depresión, se sube a un tren de carga y se va”, dice Portelli en un podcast de Mystery Train.

Bruce Springsteen, que está familiarizado con la música popular estadounidense como la palma de su mano, a menudo ha hecho su propia metáfora de esta metáfora. La interpretó, por citar sólo algunas, en el tren Downbound en la época de Born in the USA y la interpretó en Land of Hope and Dreams, una canción en la que el tren se convertía en una especie de liberación celestial, algo así. El Arca de Noé de los perdedores y las finales.

En esta ocasión el tren (poco después de una canción llamada Burnin ‘train the concept) trae recuerdos del pasado, y nos introduce al nostálgico registro de la carrera de Springsteen. A Letter to You es un álbum repleto de referencias a compañeros de toda la vida que ya no existen, como el saxofonista Clarence Clemons y Danny Federici, excolumnas de la E Street Band, y George Theiss, fundador de Castiles, la primera banda con Springsteen, que murió en 2018. Un guitarrista y vocalista muy talentoso que nunca fallaba, una especie de alter ego desafortunado del jefe. Hay dos canciones dedicadas específicamente a él, Last man standing y los musculosos Ghosts, una pieza con batería y guitarras en primer plano.

Hablando de nostalgia, este disco contiene tres canciones escritas en los años setenta, comenzando por Janey need a shooter, la mejor canción de todas, la historia de una chica llena de pretendientes que hace pensar en ciertas atmósferas del disco juvenil The Wild, la Inocencio y la mezcla de E Street. Y donde, entre otras cosas, el jefe estrena un estreno vocal juvenil. Del archivo también salió If I’m a Priest, una excelente pieza con tono de gospel, y la dylanian Song for orphans.

Otra cosa notable de Letter to You es la increíble capacidad de la E Street Band. El disco se grabó en cuatro días en el estudio Thrill Hill Recording en Nueva Jersey, todo vivo y con poco o ningún gasto excesivo. Suena como un álbum en vivo y se suma a la banda liderada por Steve Van Zandt, una máquina de guerra bien entrenada después de años de aprendizaje entre clubes, lugares y estadios. El baterista Max Weinberg, de 69 años, es un verdadero héroe de la fuerza que puede aportar a los ritmos. A veces, los personajes principales son el grupo, en lugar de Springsteen. Casi como si quisiera despedirse del público, como si este fuera el último disco grabado con el Boss. Por otro lado, apenas hay rastro de política, aunque el disco salga en vísperas de las elecciones estadounidenses: quizás solo Rainmaker, la historia de un estafador que explota a los agricultores desesperados por la sequía, sugiere su demagogia Donald. Triunfo.

Sin embargo, para ser honesto, Letter to you tiene fallas: retórica. Una de las cualidades más entrañables de Bruce Springsteen es su capacidad para saber ser sencillo, auténtico pero impredecible. Esta vez, sin embargo, a veces las emociones lo abruman y lo vuelven un poco instructivo, como en La casa de las mil guitarras y Clausura Te veré en mis sueños.

A letter to you ciertamente no es uno de los mejores discos de Springsteen, y tiene la suerte de haber llegado poco después de The amazing stars of the West, un álbum en el que el jefe encontró una gran manera de renovar su estilo. En términos de motivación, no hay coincidencia entre los dos. Letter to you, sin embargo, es un álbum que definitivamente sonará bien en vivo y seguramente será buscado por muchos fans, con la E Street Band subiendo al escenario que se merece y el mismo Springsteen rindiendo homenaje a su historia musical. Cuando esta pandemia llegue a su fin, esperemos que lo antes posible, será lindo volver y disfrutar de esta pandilla de New Jersey, que no se sentirán defraudados cuando suban al escenario.

Gorillaz, El fantasma rosa (feat. Elton John y 6lack)
Solo Damon Albarn podía pensar en Elton John y un rapero como 6lack cantando en la misma canción. Cuando el músico británico edita el disco de Gorillaz nos regala grandes cortocircuitos musicales como este. Sin embargo, para ser honesto, no todos los tiempos extraños funcionan a la perfección. A menudo se tiene la impresión de que la música fue reemplazada por una abundancia de canciones, invitados e ideas. Hay casi confusión, incertidumbre (probablemente el propio Albarn lo quería) pero no es un disco fácil de digerir. Loco, tal vez Damon Albarn tampoco sea perfecto.

Adrianne Lenker, dos alternativas
La líder de Big Thief, Adrianne Lenker, demuestra ser una gran autora de folk pop en su nuevo álbum en solitario, que se divide en dos partes, una cantata y otra instrumental. La voz torcida de Lenker, el canto y la habilidad poco común para escribir canciones.

El Grupo Foclórico, Tamba
El sello Analog Africa ha lanzado uno de los discos más divertidos lanzados en 2020. Se trata de una colección titulada La locura de Machuca 1975 – 1980, que explora la ópera underground colombiana de la segunda mitad de los años setenta, combinando extraños sonidos colombianos. Sello Disco Machuca. 17 piezas muy diferentes entre sí, inspiradas en la tradición afrocolombiana. Explotar.

Esperanza, caravana Fendt
Algunas cosas interesantes han sucedido en el rap italiano en los últimos años. Uno de ellos es Speranza, un rapero que nació y creció en Francia y luego se mudó a Caserta. Su álbum debut, The Last to Die, fue lanzado el 15 de octubre y esta semana ocupó el tercer lugar entre los más vendidos en Italia. Este es uno de los extractos individuales, donde se aprecia la habilidad del rapero para mezclar italiano, caserta y dialecto francés.

MPS Lista de reproducción actualizada, escucha bien!

Deja un comentario

error: Content is protected !!