Memorias electrónicas entre Berlín y Birmingham

«Rebel encuentra el alma del genio musical»

Con este anuncio en el concierto semanal de Melody Maker, Billie Ray Martin, una cantante alemana nacida en el barrio rojo de Hamburgo, esperaba encontrar a alguien que amara el soul clásico y la electrónica. Estamos en la segunda mitad de los ochenta y Billie descubre a sus cuatro genios musicales, todos de Birmingham: Brian Nordhoff, Joe Stevens, Les Fleming y Roberto Cimarosti. “Lo que estuvo de acuerdo con nosotros fue que venimos de dos ciudades que eran tan grises, frías y aburridas”, recuerda Martin. “Solía ​​cantar y gritar en clubes de Berlín, pero escuchaba Cristales latiendo, Kraftwerk Y Cabaret Voltaire“. Sus nuevos compañeros están inmersos en esa cada vez más popular síntesis del pop inglés con el house de Chicago y el techno de Detroit. En 1988 forman una banda, la Electricidad 101y sin mucho éxito lanzan el primer sencillo, Talking to Myself.

Las cosas se mueven lentamente y se invita a Billie Ray Martin a cantar el sencillo con el amante de la música S’Express Hey y finalmente prueba esa música pop que pensó que necesitaba tan desesperadamente. Hey Music Lover es una versión de Music Lover de Sly & the Family Stone, reinventada en tono rave: es divertida, hipercinética y está llena de vagas referencias a la MDMA. La conmovedora voz de Billie Ray Martin suena en este dragón y las palabras «Quiero elevarte más alto» empiezan con notas muy altas. Nadie creía que el amante de la cantante, Hey, era blanco y, además, un alemán de Hamburgo. Cuando Billie tiene que repetir la canción una y otra vez en los estudios de televisión, se da cuenta «para una mujer que solía gritar en Berlín todas las noches» que la vida de la estrella del pop no es tan buena.

Pero en 1989 para Electribe 101 las cosas empiezan a moverse: Tom Watkins, manager de Pet Shop Boys, escucha su programa y les obliga a tener un gran contrato con Mercury/Polygram. Billie y sus amigos de Birmingham trabajan en Electribal Memories, un disco que consigue mezclar una voz única, desde un cabaret de Berlín hasta una iglesia evangélica del sur de Estados Unidos, con el pegadizo sonido de la casa. Hablando conmigo mismo Frankie Knuckles (abuelo del house de Chicago, fallecido en 2014 e incluso recordado por Michelle y Barack Obama) es remezclado por Larry Heard (otro pionero del dance de aquellos años) cuando la fiebre llegaba a su fin.

Electric Memories es un álbum nocturno que logra combinar el baile con la sensual y sensata cantautora Billie Ray Martin. Incluso cuando versionan el antiguo soul dance de Odyssey Inside Out, consiguen hacerlo suyo y convertirlo en un pequeño psicópata teatral. Cuando Electribe 101 abrió las fechas de la gira europea de Depeche Mode en la primavera de 1990, el camino hacia el éxito parecía haberse despejado para ellos.

En poco tiempo el juguete se rompe. Su manager y compañía discográfica tienen ideas muy específicas sobre cómo y qué debería tocar Electribe 101. Billie Ray Martin tiene su propia opinión y la suya y todos los demás miembros del grupo expresan su propia opinión. Electribe 101 no tiene tiempo de terminar el segundo disco (que nunca se ha editado) que ya se ha desprendido. Billie Ray Martin firma un contrato con Warner que le traerá éxitos con una de las canciones de eurodance más sonadas de los noventa, Your lovers lovers, mientras que los demás seguirán haciendo música bajo el nombre de The Groove Corporation. Rob Cimarosti muere en 2019.

Electric Memories es uno de los grandes discos de baile de los noventa perdidos. Hablando conmigo mismo sigue nadando con un poco de tristeza en las colecciones y playlists bailarinas y relajadas y ya es un clásico. Pero escuchando Electric Memories hoy uno siente que hay mucho más dentro, está el espíritu de esa irresistible era experimental que pronto producirían Massive Attack, Tricky y Portishead.

Electricidad 101
Recuerdos electricos
Mercurio / Polagrama, 1990

Deja un comentario

error: Content is protected !!