Los Beatles y el arte del trabajo en equipo fb2

Paul toca su guitarra en un estudio en Londres. George y Ringo están mirando débilmente. John llega tarde, como siempre. De repente, la magia. Melody comienza a componer; George va con su guitarra; Ringo comienza a marcar un ritmo. Cuando llega John, uno se da cuenta con emoción que el nuevo sencillo de los Beatles, Get back, es claramente reconocible.

Get Back proporciona el punto culminante y el título de un gran documental nuevo de Peter Jackson, que rastrea los días que el grupo pasó juntos en enero de 1969, escribiendo y grabando canciones para un nuevo álbum. Para cualquier persona interesada en la música, la cultura pop o la creatividad, la película es como un calcetín lleno de golosinas. Cuando George tiene problemas para encontrar la siguiente frase «algo en la forma en que se mueve», John tiene un consejo. «Solo di lo que tienes en mente cada vez, como ‘sabe a coliflor’, hasta que encuentres las palabras correctas».

Los ejecutivos de negocios también deberían investigarlo. La cuestión de qué hace que un equipo funcione es uno de los pilares de la investigación en gestión empresarial, y el documental de los Beatles es una verdadera oportunidad de ver a un gran equipo trabajando. Refuerza los principios conocidos y añade otros nuevos.

Reconciliación
Considere el papel de Ringo. Cuando no toca, el baterista de la banda pasa la mayor parte del tiempo dormido o mirando a gusto. Cuando los otros tres músicos discuten, se ríe. Para un observador cuya atención está distraída, puede parecer una característica consumible. Pero musicalmente, nada funciona sin él, y como miembro del equipo facilita los conflictos y resuelve las divisiones.

La conciliación psicológica juega un papel importante en el funcionamiento de los equipos. Algunos académicos de la Universidad Carnegie Mellon y el Instituto Tecnológico de Massachusetts han encontrado que la calidad del desempeño grupal no está ligada a la inteligencia promedio de las personas presentes, sino a características como la sensibilidad y su capacidad para dar a cada componente la. hora de hablar Ringo brinda soporte: sin él, el complejo no estaría tan integrado.

Este es otro principio que refuerza la película: buscar la inspiración donde sea posible. En un estudio realizado por McKinsey, se pidió a más de cinco mil ejecutivos de empresas que describieran el entorno en el que tuvieron su mejor experiencia de trabajo en equipo. Entre otras cosas, la consultora reconoció la importancia de la «renovación», o el hábito de alejar la falta de originalidad arriesgándose, aprendiendo de los demás e innovando.

feliz ayuda
Get Back muestra a un equipo de superestrellas que adoptan ese tipo de ética: tocar canciones de otras bandas, aceptar las ideas de otras personas como pesos y aceptar felizmente los consejos y la ayuda de extraños. Es la entrada de un pianista llamado Billy Preston -a quien los Beatles conocían desde el principio cuando tocaron en Hamburgo- lo que realmente permite que la sesión de grabación se detenga (hagamos el quinto Beatle para él, sugiere John. «Ya tenemos suficiente problemas en cuatro.”, a lo que tristemente responde Pablo).

El tercer mensaje de la película es sobre cuándo y cómo hacer esto. En una iniciativa de 2016 llamada proyecto Aristóteles, Google trató de definir las características de los equipos más efectivos. Uno de sus hallazgos fue que los objetivos deben ser «específicos, desafiantes y alcanzables».

Cuando se juntaron por primera vez, el segundo día de 1969, los Beatles tenían una tarea que venía más o menos bajo estos criterios: escribir suficientes canciones para crear un nuevo álbum en unos pocos días y luego reproducirlas en un programa especial de televisión. Pero cómo hacer esto se dejó en gran parte como resultado de su iniciativa. Las cosas no siempre salen bien. En algún momento, Paul quiere una «figura paterna soberana» para cumplir con los plazos. Pero la combinación de plazos e independencia está dando grandes resultados.

Hay límites a lo que puede aprender de Get Back. Los Beatles no siempre simpatizan entre sí: George deja el grupo por un corto tiempo cuando John y Paul se sienten ignorados. Las drogas han estado involucradas en su producción y el LSD puede ser un tabú para algunos gerentes. Si bien la habilidad técnica no es el único factor decisivo en su éxito, es cierto que su gran talento les ha ayudado. Cualquier banda con Lennon, McCartney y Harrison tendría una ventaja.

Pero hay una lección más amplia que sale fuerte y clara. Los Beatles aman lo que hacen. Cuando no están jugando, hablan de música o piensan en ella. Graban tras grabar sus propias canciones y siempre improvisan. Los gerentes que planean desarrollar el espíritu de equipo, un momento de pura recreación, enfocado en actividades como lanzar hachas o batallas de gifs o algo tan horrible, necesitan una actividad separada del trabajo, no obtienen un punto básico. Los equipos más efectivos no obtienen la mayor satisfacción unos de otros, sino del trabajo que realizan juntos.

(Traducción de Federico Ferrone)

Deja un comentario

error: Content is protected !!