Espatriados – Claudia Durastanti – Internacional

Estos días en el Festival de Mantua se está emitiendo un programa de radio llamado Tournée italiana en el que me pedían que buscara bandas y artistas italianos por regiones, como había planteado hace un tiempo en esta columna. Un viaje al estilo de Guido Piovene a Italia que estaría bien hacer sobre el césped, tarde o temprano.

Al compilar las listas, pensé en lo ajeno que es vincular las formas de arte a la contingencia de una nación, pensar en una patria que siempre es distorsionada, si no por el uso del lenguaje. Entonces, pensando en los artistas y artistas que he elegido, desde Mai Mai Mai hasta Cemento Atlántico, desde Silvia Tarozzi hasta Martina Bertoni, me vino a la mente la última novela de Mario Desiati, que toma el concepto de espatriados del dialecto de Apulia para expresar. los que escaparon y abandonaron el país, pero también los que nunca se movieron de allí pero se quedaron a gusto.

Más que entre regiones, que pueden ser tanto ficciones tradicionales como naciones, quise hacer un viaje entre países, Apeninos, ecosistemas, dormitorios, sótanos y caminos e incluso procesiones, entre unidades atómicas más condensadas, que confluyen muchas veces en un centro o suburbio. Y encontrar tantos expatriados, artistas que muestran cómo es la vida fuera de la trampa, y cómo puede ser contada por un italiano que tropieza o desaparece por completo: desde el rapero internacional del conflicto Speranza al lenguaje del error de Iosonoucane hasta el sampleo y desmaterialización de los rituales de los muchos años en el Sur y la magia de Egisto Macchi.

Deja un comentario

error: Content is protected !!