En el frágil mundo de Giorgio Poi

01 dic 2021 12:25

Espuma como material suave que rellena los cojines. A O Gommapiuma le gusta el tercer disco de Giorgio Poi, que sale el 3 de diciembre. ¿Mar? «Quería que sus canciones tuvieran una atmósfera suave, ligera, muy acogedora, cálida», dice por teléfono el músico, que es uno de los nombres más interesantes de la nueva música pop italiana que empezó en el sótano y vino -con un coro tiempos rápidos – reemplaza el tradicional, después de Calcuta y TheGiornalisti. Recién empezó en solitario en 2017, pero ya en 2020 firmó la banda sonora original de Summertime, la serie colosa de Netflix que entretanto anunciaba su tercera temporada.

Los méritos de “trabajo y dedicación”, la audiencia cambió en cuanto a gustos y referencias. Pero Giorgio Poi no fue uno de los muchos hijos menores del it-pop. La biografía es suficiente: es de Novara, estudió jazz en el Conservatorio de Londres, estuvo en Berlín y luego, hace cinco años, embargado por la nostalgia de Italia, volvió a casa. Dejó Roma y ahora vive en Bolonia. Absorbió lo que pudo. Y bromea al respecto: “Odiaba el verano y el frío. En el norte de Europa, el invierno es una estación perenne. De hecho también hablo de este pomeriggi, que es el primer single que se extrae de Gommapiuma”. Fuera del clima, la experiencia en el extranjero fue fundamental para su formación como músico, especialmente en términos de especificación.

Giorgio Entonces, de hecho, su apellido es Poti. Se le describe como un introvertido que odia salir y viajar, pero por teléfono se le ve sereno y radiante, es el más internacional y nerd de los nuevos nombres. En 2017, en el momento de su álbum debut Fa niente, la crítica lo llamó «El Mac DeMarco italiano». Es poco porque sus canciones, como las de los discos de DeMarco 2, nacieron en el sofá, y sobre todo por la capacidad de construir miniaturas que se fusionan con la precisión de la música pop con la Sicedelia. Cuestión de gustos, carencias, longitudes: el disco fue compuesto en Alemania después de que encontráramos nuestra música en los lejanos setenta, y combinaba la distorsión ácida de Tame Impala y la melodía de la versión de Lucio Battisti Mogol. Alucinación un pequeño démodé, ambientado y fundido en el Smog posterior y más tradicional (2019), donde también se podía escuchar el eco de Mina.

¿Y cómo suena Gommapiuma? “Es una síntesis entre los dos”, apunta, “pero con muchos aspectos nuevos para mi vida”. Por ejemplo, la canción que lo abre, Rococò, imaginativamente – cito del texto – una «película con Totò» y una guitarra acústica de «granito limón» similar a la de Cara le Lucio Dalla y un cuarteto de cuerdas, que luego será volver al resto del disco. “En comparación con el pasado, reduje la electrónica, los sintetizadores. Es una obra moderadamente acústica e hijo del descubrimiento del jazz, de John Coltrane y Bill Evans. Durante mis estudios la rechacé, pero desde hace dos años escucho casi una de jazz, alejándome de la música italiana y en general de la que canta. Pero el verdadero novato, creo, es el uso del cuarteto. Al principio era un acorde de violín fijo, creado en la computadora solo para rococó. Luego comencé a modificar nota por nota, a estudiar su dinámica y composición. Hasta que pedí músicos de verdad para tocar”.

Como en discos anteriores, el tema principal es también un breve programa instrumental que aclara las coordenadas del trabajo: “Me gusta que cada vez que hay una canción tenga el sentido del todo dándole el título, pero eso. confiar en este papel de cantante de una sola pieza parece limitado. Sólo nos centraríamos en las palabras. En cambio el tema común, aquí como antes, es el arreglo, en este caso suave, flotante”. Y que reúne varios episodios como la balada para piano y Efectos de supermercado, todas las estanterías y melancolía, el dream pop a escala de Moai o I pomeriggi, que es delicado y letal pop vintage, sombras en las paredes y nostalgia por el futuro. («Nunca volveremos», canta en el coro). “El sonido correcto viene con ingenio”, explica el músico. «A partir de ahí, trabajo hacia atrás en las canciones que tengo listas para el disco, y las reviso de acuerdo con los nuevos arreglos».

Por lo demás, solo hay dos colaboraciones en Gommapiuma, ambas alejadas de la vida de los Poi pero por otros motivos. El primero se refiere al dibujante ZUZU, autor de la novela gráfica Happy Days que tiene en el disco la canción del mismo nombre como «sonido». El libro habla sobre todo de educación sentimental. ¿Aquí? “Son obras excelentes. Ella me leyó la primera parte cuando aún estaba por salir; Me di cuenta de que estaba escribiendo una canción sobre el mismo tema, pero estaba atascado. Me ayudó a desbloquear”. Después de todo, es uno de sus «fans», aunque lee más «clásicos como Andrea Pazienza y el universo Frigidaire, quizás Dylan Dogs». Y de todos modos, “el cómic y la música son similares: disciplinas híbridas porque combinan palabras y dibujos y palabras y notas respectivamente; hay que saber mezclar los dos, no ser el mejor en materias individuales”.

Elisa es la segunda invitada, con la que hace un dúo en Bloody Mary, una especie de drama pop a dos voces en Italia. “Ella me enseñó humildad, el deseo de involucrarme a pesar de una gran carrera”, dice Poi. Quién admite: “A estas alturas, las barreras entre la música pop tradicional y la alternativa se han ido, y estoy feliz. Si una persona es sincera, no necesita poner límites. La pieza es mía: teníamos ganas de trabajar juntos, busqué un nuevo término medio para los dos”.

Así las letras. El rococó comienza con una frase como «hay días difíciles por delante». Moai, este último, es una dedicatoria “a los que viven en apnea, esperando esta marea alta”. “La referencia”, explica, “a la pandemia, en realidad fue que el disco nació entre marzo de 2020 y julio de 2021. Para mí el proceso creativo nunca es sencillo, de hecho es frustrante. Invierto muchas horas al día en ello, sigo a base de prueba y error. Y cada vez que cierro una pieza es un alivio, es como un salto de zanja. Aquí fue peor durante el cierre patronal porque en general era difícil existir. Pero estoy contento con este resultado, porque es fruto de un momento particular”.

Y en resumen: los arreglos acogedores y suaves, la voz delicada, las palabras matizadas pegadas a la realidad. ¿Qué intentas decirnos, Giorgio Poi? “Gommapiuma es un santuario, una autoterapia para mí primero. Es un disco sobre las debilidades personales y globales durante la pandemia, que hay que expulsar y compartir en la música. En los sonidos, incluso antes que en las letras. Solo quería mejorar cuando lo escribí. Y si alguien alguna vez lo piensa, escuchándolo, muy bien: para eso están los discos”.

Deja un comentario

error: Content is protected !!