Cómo aprendí a defenderme en una industria dominada por hombres

Hace unos años organicé un evento de lanzamiento de mi libro y segundos antes de que comenzara, el organizador miró a la multitud y dijo: «¡Es bueno ver venir a tantos hombres!» Al principio me quedé boquiabierta, pero luego me explicaron que las mujeres principalmente asistimos a eventos literarios, pues compramos más libros. Debido a mi experiencia y al tipo de libro que escribo, mi audiencia es como la multitud de un concierto, sobre la cual los hombres tienen la ventaja.

Por otro lado, escribir sobre música desde la perspectiva de una mujer o contar historias puede ser peligroso, como lo hago yo. Los hombres tienden a creer que las historias asociadas con la música son propias y resultan ser muy agresivos al reclamar esta posesión. Mi último libro es extremadamente feminista y esperaba algunas críticas.

Los hombres a veces se ponen a la defensiva si otros hombres son criticados, lo que muchos dicen. Y a veces son ciegos a los matices, por lo que si no ven una meticulosidad evidente, evidente, están convencidos de que no pasa nada. Cuando hablo de las mujeres en el mundo de la música, muchas veces tengo que explicar estos preconceptos inconscientes, o los puntos ciegos en la visión que tienen los hombres cuando adoptan comportamientos estereotipados o cuando se sientan en la silla, y cómo todo esto tiene consecuencias. para mujeres. quien trabaja con ellos.

Lavado
Entonces, cuando mi nuevo libro fue lanzado, estaba preparado para las críticas y traté de no desanimarme por las diversas opiniones, que podríamos resumir de la siguiente manera: «Tus acusaciones sobre la sexualidad son verdaderas exageraciones, estúpido no eres nada más». Creo que los diez años que han pasado desde que comencé a escribir sobre música, especialmente desde adentro, me han impresionado.

Al principio, me sentí intimidado por la postura autoritaria de los hombres sobre la música, debido a su extravagante competencia. Tenía miedo de que me vieran por errores en los detalles, como el lado b del sencillo o una fecha de concierto en particular.

Ahora estoy generalizando, pero algunos críticos en realidad se vuelven como si todo el significado y la belleza de la música se encontraran en estas buenas noticias, tal como fueron recopiladas y compartidas. No estoy en contra de denunciar los hechos, pero me interesan más las personas involucradas y el contexto. Ahora tengo confianza y estoy seguro de que esta es una buena manera de lidiar con la música.

Esto me hizo sentir mucho más cómodo escribiendo y expresando mis puntos de vista. De alguna manera, sé que he estado luchando contra el feminismo durante 40 años, pero si releo las letras de algunas de mis canciones más antiguas, me doy cuenta de que podría haber sido mucho más pesado.

La mayoría de los que la escucharon interpretaron una de las primeras canciones de Everything but the Girl, Each and every como una canción sobre el desengaño amoroso y, de hecho, fue mi primera descripción loca del juicio masculino. Si alguna vez sientes que es hora de dejarme la historia de amor / Tal vez deberías pensarlo dos veces / No espero tus consejos. consejo)”, escribí con la polémica ironía refiriéndose a aquellos críticos que trataban con desdén a mi grupo, las Sea Girls.

Ya estaba obligado, a pesar de los muchos años de supuesta redención femenina, que el único papel que siempre me ofrecieron fue el de la tierna niña dulce. Ser amable es una forma de mantenerme bajo tu pulgar / Y puedo llorar como siempre lo hicimos / Me dices que estoy libre del pasado ahora y de todas esas mentiras / Entonces me ofreces lo mismo de forma diferente ( Tu amabilidad es una forma de mantenerme en control / y puedo llorar porque siempre se hace / me dices que estoy libre del pasado y todas esas mentiras / luego me proporcionas lo mismo en otra forma).

Demasiado sensible, ¿no crees? Suena como una canción sobre una historia de amor. Nunca quise escribir de manera polémica, prefería basar mis palabras en las vidas reconocibles de las personas y las relaciones, pero esto creó un malentendido de algunos de mis pensamientos.

Así que ahora los expreso mucho más claramente, así que siempre tengo que estar listo para defenderme y luchar cuando a alguien no le gusta lo que escribo. Dicho esto, he recibido muchas menos críticas de mi libro hasta ahora de lo que esperaba. Y es genial Si es necesario, estoy dispuesto a discutir ferozmente, pero es aburrido hacerlo una y otra vez sobre los mismos temas.

Cuando los hombres escuchan y son aceptados en lugar de estar a la defensiva, sentimos que en realidad son aliados y podemos imaginar el progreso.

(Traducción de María Chiara Benini)

Deja un comentario

error: Content is protected !!