Cole Porter en los días del VIH

The Great Dreamers es una ambiciosa novela de la escritora estadounidense Rebecca Makkai, estrenada este año por Einaudi, sobre el impacto de la crisis del sida en toda una generación. Es ambicioso porque sus 536 páginas recuerdan a Guerra y paz a medida que avanzan continuamente de una gran historia compartida universalmente a las historias de la pequeña multitud de los principales hombres homosexuales de Chicago de mediados de la década de 1980, jóvenes abogados, activistas y personas creativas. Los coreógrafos son el relato coral de la crisis, la injusticia social honesta y la escrupulosidad, pero sobre todo, para ser contada suspendida entre los años ochenta y 2015, arroja luz sobre las divisiones que deja la emergencia de las instalaciones sobre lo físico y la vida. de los que sobrevivieron.

Leerlo este verano me recordó a Red hot + blue, una colección de canciones de 1990 hecha por varios artistas para recaudar dinero para las personas infectadas que siempre ha sido utilizada por los medios de comunicación de todo el mundo. gente gay”. Red not hot + blue We are the world. No fue un disco genérico de caridad que fluía de buenos sentimientos y lleno de grasientos llamados a la generosidad. Personalmente 1990 fue el peor año de la crisis, pero también el año en el que Las sociedades LGBT de todo el mundo alzaron la voz. En Estados Unidos, recordemos, las personas que morían de SIDA en sus casas, muchas veces solas, abandonadas por familiares y amigos, porque las compañías de seguros de salud se negaban a cubrir los gastos médicos de las categorías como es como pasar siete años en las trincheras”, dice Fiona, una de las protagonistas de la novela de Makkai, “excepto que nadie te dará nunca una medalla”.

Red hot + blue nació del trabajo de John Carlin, un abogado de espectáculos, que a finales de los ochenta tuvo la loca idea de crear una colección de canciones de Cole Porter cantadas por estrellas del pop de la época para recaudar dinero para su distribución. las asociaciones estadounidenses más activas para apoyar a las personas afectadas por el virus del VIH. De ahí el nombre de su organización sin fines de lucro inspirada en el prestigioso título musical de Cole Porter de 1936, Red hot & blue. Además de estar en la ópera que presentaba la encantadora canción It’s de-lovely, Red hot & blue fue una exuberante historia posterior a la decoración, Nails O’Reilly Duquesne, quien inventó una lotería benéfica para rehabilitar a los ex residentes.

Lo que hace de Red hot + blue un álbum memorable y altamente cohesivo para una compilación precisa es la elección de Cole Porter, quizás el cantante más divertido, culto, brillante y profético en la historia del entretenimiento estadounidense. Es notable cómo las canciones escritas entre las décadas de 1920 y 1940 son actuales y muy entretenidas, reproducidas por raperos, compositores y estrellas del pop de principios de los 90.

El álbum se abre y estoy bajo tu piel, te conviertes en una introducción, ya que el rapero Neneh Cherry tiene la tarea de hacerlo. Comenzamos con un rap en el que Cherry habla de un virus que se propaga a la velocidad de las ampollas en los ojos y que puede estar «debajo de la piel», debajo de la piel de todos nosotros sin que nos demos cuenta. Lo que cantó Frank Sinatra que era una canción de amor muy sensata se convierte en un himno al sexo seguro. Hay poco texto original que mantenga a Neneh Cherry centrada en uno de los versos de Cole Porter en particular: «Usa tu actitud, despierta a la verdad», Usa tu cabeza y despierta.

La portabilidad y modernidad de las canciones de Cole Porter se adaptan a estilos muy diferentes: el cantautor maliense Salif Keita embarca a Begin the beguine, despojándolo de su colonialismo para traerla de vuelta a África. Annie Lennox es muy sensible cada vez que sobrevivimos, una canción de despedida que se vuelve muy efectiva en el contexto de un monstruo generacional como el SIDA. U2 tiene el juego fácil: escogen una de las canciones más icónicas de Cole Porter, Night and Day, pero porque no sé qué milagro no la empujan sino que, al contrario, la manejan con sensibilidad de Murano. soplador de vidrio Sinéad O’Connor reafirma el sueño y el sueño Tú haces algo por mí, con un arreglo muy similar a la versión de Marlene Dietrich en 1939. A diferencia de Dietrich, sin embargo, Sinéad la canta como si fuera una niña.Tiene algo de magia, entonces” vudú que haces tan bien”, ese vudú que tú también sabes hacer. Erasure y Jimmy Sommerville nos llevan a la discoteca con una versión pop sintetizada de Too darn hot y una relectura disco de From this moment on, y los Jungle Brothers consiguen mezclar jazz y hip hop en su irrespetuoso pero brillante remake. patear lejos de ti. Deborah Harry e Iggy Pop se roban el espectáculo con su interpretación punk y grungy de Well did you evah!, una canción que se hizo famosa en la película de 1956 High Society. y Frank Sinatra.

kd lang con su brillante interpretación de So in love nos devuelve a la tierra y transforma las canciones de amor más clásicas en simpatía por las personas desaparecidas. Cuando canta un arma gozosa en el vacío y dice: “Lloro, me duele, me engañan, me desamparo pero soy tuyo hasta que me muera” nos damos cuenta que se trata de un canto de un gran amor que ya no existe. Es precisamente So in Love lo que nos devuelve al gran tema de la novela de Rebecca Makkai: ese es el vacío, precisamente el vacío a llenar hoy con la memoria compartida y razonada de lo sucedido.

Varios artistas
Te rojo + azul
Criosalis, 1990

Deja un comentario

error: Content is protected !!