Anne Sofie von Otter cantando Abba

Hace algún tiempo, cuando salieron dos nuevas canciones de Abba (Todavía tengo fe en ti y Don’t Stop) me dio la impresión de que se ven muy viejas. De hecho, escuchándolos con calma, no son atribuibles a ningún período en particular de la larga vida del grupo de pop sueco. Se parecen más a la actuación tardía de Benny Andersson y Björn Ulvaeus, una ópera como Chess y Kristina från Duvemåla. En esas producciones, que están pensadas más para el teatro que para el mercado de la música pop, Andersson y Ulvaeus ya han mejorado notablemente sus dotes de autor, dejando claro que han salido de la vena más noble del mundo: la sueca.

Si el público fuera de Suecia parece tener a los Abba como recuerdos un poco kitsch de hace muchos Eurovision, en su país se los considera con razón un tesoro nacional y nadie puede tratarlos como una obra de arte moderna para leer a través de la lente. solamente. ironía. . El museo Abba de Estocolmo se encuentra a unos cientos de metros del Vasa Museet, donde se conserva íntegro un galón del siglo XVII, símbolo de la agresión escandinava y del poderío marítimo del país escandinavo. Barcos de guerra como el Vasa zarparon del puerto de Estocolmo para conquistar el mundo, mientras que Björn, Benny, Agnetha y Frida navegaron desde el borde más frío del imperio para conquistar el mercado mundial de la música pop. Y lo hicieron con canciones que sólo en apariencia eran sencillas, basadas en melodías en las que se disimulaba fácilmente la maravillosa artesanía. Y sobre todo, llegaron al gran mundo con una función que estuvo muy cool incluso a mediados de los setenta, mira, mientras el glam rock enloquecía en el Reino Unido mientras nos preparábamos para el punk, señaló para las imágenes pasadas de moda. La socialdemocracia escandinava, desde peinados dudosos hasta disfraces más circenses que la discoteca de moda.

Es por tanto inevitable que Abba en Suecia sea considerada una institución y era inevitable que la mayor cantante de ópera sueca de los últimos años, Anne Sofie von Otter, decidiera en 2006 grabar su homenaje a Abba.
Von Otter, una mezzosoprano de gran versatilidad e intelecto, se ha hecho famosa en los teatros de todo el mundo cantando Mozart, Händel y Strauss pero, al mismo tiempo, tiene una larga carrera como intérprete de lieder, es decir, un repertorio infinito de canciones de Franz Schubert a Kurt Weill, de Erich Wolfgang Korngold a las melodías tradicionales escandinavas. Von Otter, que está acostumbrada a la variedad de su falsedad, no se dedica a la llamada música ligera como una broma o como una señal limpia de campamento (como hizo Montserrat Caballé con Freddie Mercury solo para dar un ejemplo), pero sí é en un. de manera respetuosa, como una persona real, conocedora de la forma del canto. Y antes de incorporarse al repertorio de Abba había realizado un precioso nuevo álbum con Elvis Costello (For the stars, 2001) al que siguió una serie de canciones de amor compuestas para ella por el pianista Brad Mehldau (Love songs, 2010). La de Anne Sofie Von Otter y los Abba es el encuentro entre dos monstruos sagrados suecos y una celebración de ese típico sabor vikingo para una melodía mágica y seductora, capaz de ser alegre y melancólica a la vez. Un rasgo típico de las mejores canciones no solo de Abba, sino también de A-ha, Cardigans y Robyn.

Que hable la música para que no cometa el error de sumergir las manos en el tesoro más evidente de Abba: ¡no Mamma mia! y no Chiquitita, sin embargo, si Von Otter hubiera estado de humor por un momento, una recreación al estilo habanera de este último habría sido un movimiento brillante. Benny Andersson toca el piano y arregla las piezas de una manera que resalta la mayor claridad melódica y vocación teatral. Hay mucho énfasis en piezas escritas para óperas de Abba más sofisticadas y canciones como la espléndida El día antes de llegar es la más famosa El ganador se lo lleva todo. Destacan también las dos canciones cantadas en sueco, Ljusa kvällar om våren y Ut mot ett hav, y una recreación de Money, Money, Money que parece sacada de una ópera americana de Kurt Weill.

Este álbum también es apreciado por su principal defecto: la atención y precisión con la que Anne Sofie von Otter aborda el repertorio de Abba. A excepción de Money, money, money, que el intérprete parece disfrutar mucho, en la mayoría de las piezas utiliza su voz y entonación con precisión quirúrgica: logra una claridad casi excesiva en ciertos pasajes cantados. por Agnetha y Frida pasando por atento desequilibrio. La voz de Von Otter a veces hace que el extraño, pero en general, una sensación desagradable al escuchar las canciones de Abba en muy alta definición: como algunos televisores que te muestran hasta los granos más pequeños en la frente de un actor.

Anne Sofie von Otter
Dejo que la música hable
Deutsche Grammophon, 2006

Deja un comentario

error: Content is protected !!